Article

0 Comentario

Palabras de S.E. Mahmoud Abbas, Presidente del Estado de Palestina, con motivo del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, 29 de noviembre de 2020

Categories: 
Archivo

Archivo: Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina-Efe

Excelencias, señoras y señores,

Desde su establecimiento hace 75 años, la Organización de las Naciones Unidas ha plasmado el compromiso de las naciones del mundo de mantener la paz y la seguridad internacionales mediante el respeto al derecho internacional; el compromiso de brindar dignidad, justicia e igualdad a la humanidad y de apoyar la liberación de los pueblos de las cadenas del colonialismo y la ocupación, así como el compromiso de garantizar el desarrollo y la prosperidad de los pueblos del mundo sin excepción.

Es paradójico que mientras esta organización aprobaba su Carta y la comunidad internacional elaboraba la Declaración Universal de Derechos Humanos y las Convenciones de Ginebra, el pueblo palestino estaba siendo privado de los mismos derechos consagrados en estos instrumentos, y hasta el día de hoy sigue bajo ocupación. Sin embargo, esto no ha alterado nuestra fe en el imperio del derecho internacional como base para una solución justa del conflicto. Así, hemos aceptado negociaciones, iniciativas políticas y la resistencia popular pacífica como vías para lograr el fin de la ocupación israelí de la tierra del Estado de Palestina y el cumplimiento de la libertad y la independencia de nuestro pueblo.

Excelencias, queridos amigos,

En las horas más oscuras, y a pesar de la Nakba, de la injusticia y todas las medidas israelíes que pudieron habernos presionado a abandonar nuestra fe en el diálogo pacífico y en el enfoque político y jurídico, nos hemos mantenido firmes en la defensa de nuestros derechos, comprometidos al derecho internacional y pidiendo su respeto y aplicación en Palestina, plenamente conscientes de que ésta es base imprescriptible y sigue siendo la piedra angular del orden multilateral basado en normas y principios que debemos respetar.

Expresamos nuestro agradecimiento a todos los Estados del mundo comprometidos con el consenso internacional sobre la base de la solución de dos Estados sobre las fronteras de 1967, manteniendo el estatus legal de la Ciudad de Jerusalén y el statu quo histórico de los lugares sagrados cristianos y musulmanes, incluido Al-Haram Al-Sharif. Agradecemos a quienes creen en nuestra justa causa y reconocen su gran importancia a pesar de las numerosas crisis y conflictos en todo el mundo. Expresamos nuestro agradecimiento a todos aquellos que nos brindan apoyo político, de conformidad con la Carta de la ONU, así como a quienes brindan apoyo humanitario y de desarrollo a nuestro pueblo, nuestras instituciones y a la UNRWA, en tanto se encuentre una solución justa y permanente a la cuestión de los refugiados palestinos, de conformidad con la Resolución 194 de la Asamblea General de la ONU.

Expresamos nuestra profunda gratitud a los países que, pese a los intentos de presión que han enfrentado, han reafirmado su compromiso con el derecho internacional mediante el no reconocimiento de la situación ilegal creada por las políticas y prácticas de la ocupación israelí, incluidas las actividades de asentamientos, las políticas opresivas y la asfixia a la economía palestina en el territorio ocupado del Estado de Palestina, incluida Jerusalén Oriental, mediante la distinción entre el territorio de la Potencia ocupante y el territorio ocupado a través de la rendición de cuentas y el no proporcionar asistencia a los asentamientos israelíes, incluso en relación con entidades y productos relacionados.

Destacamos que es hora de que la Comunidad Internacional adopte las medidas prácticas necesarias para implementar este consenso internacional y el rechazo a las políticas coloniales anexionistas, la opresión y el bloqueo que se han intensificado durante la pandemia en lugar de cesar, y el apoyo internacional hacia el ejercicio del pueblo palestino de su derecho a la libre determinación, la libertad y la independencia en el territorio del Estado de Palestina ocupado desde 1967, con Jerusalén Oriental como capital.

Reitero aquí que nuestra mano sigue extendida por una paz justa basada en los principios internacionalmente reconocidos, así como en base a las resoluciones aplicables de las Naciones Unidas y la solución de dos Estados en las fronteras de 1967. Reiteramos a este respecto nuestra disposición de reanudar las negociaciones directas con Israel. Nunca rechazamos las negociaciones y hemos presentado nuestra Iniciativa de Paz en febrero de 2018 ante el Consejo de Seguridad, convocando a una conferencia internacional y estableciendo un mecanismo multilateral, como el Cuarteto, con el fin de apoyar a las partes en las negociaciones de todas las cuestiones del estatuto final, así como para ofrecer garantías para la implementación de lo acordado dentro de un plazo definido a fin de lograr una paz justa y global basada en el derecho internacional y en las resoluciones de la ONU.

Aprovecho esta oportunidad para reiterar mi llamamiento al Secretario General de la ONU para que emprenda, en coordinación con el Cuarteto y el Consejo de Seguridad, los preparativos, a principios del próximo año, para convocar a una conferencia internacional, con plena autoridad y en la que participen todas las partes interesadas, a fin de lanzar un proceso de paz genuino y significativo sobre la base del derecho internacional, las resoluciones de la ONU y los principios reconocidos internacionalmente, que conduzca al fin de la ocupación y al logro de la libertad e independencia del pueblo palestino en su Estado, con Jerusalén Este como su capital, en las fronteras de 1967, y resolviendo las cuestiones de estatus final de los refugiados. Saludo a todos los países que expresaron su apoyo a la convocación de la conferencia de paz internacional, incluyendo la unanimidad casi completa entre los miembros del Consejo de Seguridad reflejada en las declaraciones en la reunión celebrada bajo la presidencia de Rusia el pasado mes de octubre.

Excelencias, queridos amigos,

El pueblo palestino permanecerá en su tierra y nunca se rendirá a la opresión ni a la injusticia, persiguiendo su épica y legítima resistencia contra esta ocupación colonial. No abandonaremos la unidad de nuestra tierra y de nuestro pueblo. Seguiremos construyendo nuestras instituciones nacionales, defendiendo el Estado de Derecho y difundiendo una cultura de paz y tolerancia profundamente enraizada en nosotros.
En este Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, extendemos nuestro agradecimiento también a todos los países, gobiernos, organizaciones y pueblos que han expresado su apoyo al pueblo palestino y a su justa lucha en las más siniestras circunstancias y mientras afrontan los desafíos más grandes.

El movimiento de solidaridad internacional con Palestina saca su fuerza de la naturaleza justa de nuestra causa, de la firmeza de nuestro pueblo y del éxito de los movimientos de liberación en sus luchas por la independencia contra el colonialismo, contra el apartheid así como contra la opresión a lo largo de la historia, llevándolos a ser miembros de Naciones Unidas como países libres.

Extraemos de esta solidaridad internacional más determinación y fe en que un día no muy lejano, ocuparemos nuestro legítimo lugar entre las naciones del mundo, como un país libre, independiente y próspero, contribuyendo a un mundo más justo, desarrollado y pacífico.

 

Entradas de blog recientes