Article

0 Comentario

'La población árabe en Israel ha padecido años de discriminación'

Categories: 

 

El presidente de Israel Reuvén Rivlin ha protagonizado una histórica visita a la ciudad árabe-israeli de Kfar Kasem, donde la policía de su país cometió una masacre en 1956 que se saldó con la muerte de 47 palestinos de nacionalidad israelí. El 29 de octubre de aquel año varios oficiales abrieron fuego contra los habitantes del pueblo que regresaban del trabajo y no sabían del toque de queda impuesto. "Un crimen deplorable se cometió aquí y necesita ser reparado", declaró ayer Rivlin. "Es un capítulo excepcional y oscuro en la historia de las relaciones entre todos nosotros, los árabes y judíos que viven aquí", agregó tras reconocer que "la población árabe de Israel ha padecido años de discriminación".

Se trata de un claro gesto de reconciliación por parte del presidente israelí, quien hace sólo unos días admitió que la sociedad de su país "está enferma» por culpa de la violencia crónica, y lamentó que la tensión entre judíos y árabes llegó a «niveles sin precedentes» en verano, que cristalizó en la operación en Gaza.

Precisamente, los últimos ataques yihadistas en la península del Sinaíhan alterado el calendario de las conversaciones indirectas para una tregua duradera entre palestinos e israelíes. El proceso que debía reanudarse el lunes en El Cairo quedó aplazado 'sine die'.

Las autoridades egipcias han anunciado el cambio citando la grave crisis que atraviesa el Sinaí después de que dos ataques armados se saldaran el viernes con 31 soldados muertos en los alrededores de la ciudad de Al Arish, en la frontera con la Franja palestina de Gaza.

El régimen ha decretado tres meses de estado de emergencia en el norte del Sinaí y ha impuesto un severo toque de queda en el enésimo intento de sofocar el desafío lanzado por los grupos yihadistas desde el golpe de Estado que en julio de 2013 desalojó del poder a los Hermanos Musulmanes. Poco después de los atentados, las autoridades cerraron el paso fronterizo de Rafah.

El presidente egipcio Abdelfatah al Sisi advirtió el sábado que las embestidas contra las fuerzas de seguridad formaban parte de "una gran conspiración extranjera". Un dirigente del ministerio del Interior egipcio señaló al diario Asharq al Ausat que los atacantes eran militantes palestinos, en una prueba más de la desconfianza que jalona las relaciones de El Cairo con las autoridades de Gaza. El aplazamiento fue confirmado por los movimientos islamistas palestinos Hamas y Yihad Islámica. La reunión buscaba reforzar el alto el fuego con mediación egipcia firmado el pasado 26 de agosto tras 50 días de operación militar israelí 'Margen Protector'.

Como contrapartida a una tregua permanente, las milicias palestinas exigen el fin del bloqueo que sufre la Franja desde 2007 y el plácet israelí para la llegada del material de construcción necesario para reconstruir esta castigada porción de tierra. Tel Aviv pide garantías de que el material no será utilizado por Hamas para fabricar cohetes y rehacer túneles.

 

Fuente: http://www.elmundo.es/internacional/2014/10/26/544d35d0e2704e0a608b457a....