Article

0 Comentario

La Liga de los Estados Árabes condena enérgicamente la brutal agresión y los crimenes israelíes contra el pueblo palestino

La Liga de los Estados Árabes condena enérgicamente la brutal agresión

 y los crimenes israelíes contra el pueblo palestino en todo el territorio palestino ocupado

La Liga de los Estados Árabes decidió formar un Comité Ministerial para dar seguimiento a la acción árabe contra las políticas y medidas ilegales israelíes en la Jerusalén ocupada y comunicarse a este respecto con los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y otros países de influencia internacional, para instarles a tomar medidas prácticas para detener las políticas y medidas israelíes ilegales.

El Comité está formado por los siguientes Estados miembros: la Presidencia del Consejo Ministerial - Qatar, la Presidencia de la Cumbre Árabe - Túnez, Palestina, Jordania, Egipto, Arabia Saudita y Marruecos y, además, el Secretario General de la Liga.

Así se transmitió en el comunicado final emitido por la sesión extraordinaria virtual celebrada por el Consejo de la Liga de los Estados Árabes a nivel ministerial solicitada por el Estado de Palestina, hoy martes, encabezada por el Estado de Qatar, para discutir los crímenes israelíes en la ciudad de Jerusalén, especialmente en la Mezquita benditade Al-Aqsa, el ataque a los fieles durante el mes de Ramadán y los planes israelíes para apoderarse de las casas de los habitantes de Jerusalén, especialmente en el barrio de Sheikh Jarrah, en un intento de vaciar la ciudad santa de sus habitantes y desplazarlos.

 

El Consejo decidió solicitar a la Corte Penal Internacional seguir adelante en su investigación penal sobre los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad cometidos por Israel contra el pueblo palestino indefenso, incluido el desplazamiento forzoso de los palestinos de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah y el resto de los territorios ocupados, y pedir a la Corte que proporcione todos los recursos humanos y materiales para esta investigación y que le dé la prioridad necesaria.

El Consejo también condenó enérgicamente los crímenes cometidos por las fuerzas de la ocupación israelí contra fieles musulmanes desarmados en la bendita Mezquita de Al-Aqsa, que se intensificaron gravemente durante las últimas semanas y días del mes bendito del Ramadán y que provocaron cientos de heridos y arrestos entre oradores, y el asalto y profanación de la santidad de la Mezquita.

 

El Consejo advirtió que estos ataques y crímenes se consideran una provocación flagrante a los sentimientos de los fieles en todas partes y presagian el inicio de un ciclo de violencia que amenaza la seguridad y la estabilidad en la región y en el mundo. También condenó enérgicamente el sabotaje de la libertad de culto por parte de las autoridades de la ocupación en los lugares sagrados islámicos y cristianos de la ciudad de Jerusalén, incluidos los ataques a fieles cristianos desarmados en la Iglesia del Santo Sepulcro durante sus ceremonias religiosas.

También condenó enérgicamente las decisiones y procedimientos de Israel, la Potencia ocupante, su sistema judicial injusto y las campañas terroristas organizadas por los colonos israelíes con el apoyo del ejército y la policía de ocupación, que tienen como objetivo desplazar a la población de la Jerusalén ocupada, incluidas las familias del barrio de Sheikh Jarrah y el resto de barrios y áreas de la Ciudad, como parte de una campaña de limpieza étnica y para la consolidación del régimen de apartheid, que cuentan con el patrocinio del gobierno de ocupación israelí.

 

Los ministros de Asuntos Exteriores árabes responsabilizaron a Israel, la Potencia ocupante, de las consecuencias de estos crímenes y acciones que constituyen violaciones flagrantes de las Resoluciones de las Naciones Unidas, el derecho internacional y el Derecho Internacional Humanitario.

El Consejo de la Liga instó a las Naciones Unidas y a los organismos internacionales pertinentes, incluido el Consejo de Seguridad, a asumir sus responsabilidades legales, morales y humanas para detener de inmediato esta agresión israelí, brindar protección internacional al pueblo palestino y preservar su derecho a la libertad de culto y mantener la seguridad y la paz en la región y en el mundo.

El Consejo también afirmó la intención de los Estados miembros de tomar las medidas y los pasos necesarios en todos los niveles, incluido el lanzamiento de un intenso refuerzo diplomático a través de cartas, contactos y reuniones bilaterales, con el fin de proteger la ciudad de Jerusalén, defender sus santidades islámicas y cristianas, y apoyar los derechos políticos, sociales, económicos y humanos del pueblo palestinos en la misma.

También condenó enérgicamente la vasta agresión de la ocupación israelí contra el pueblo palestino en todo el territorio palestino ocupado, en concreto el brutal bombardeo que tuvo como objetivo atacar deliberadamente a civiles en la Franja de Gaza sitiada, utilizando una fuerza excesiva contra ellos, que causó sufrimiento y heridas a un gran número de niños y civiles inocentes; y exhortó a la comunidad internacional a actuar urgentemente a todos los niveles, para poner fin al desprecio de la ocupación israelí hacia la vida de los civiles palestinos y trabajar para detener esta agresión y evitarque se repita.

 

El Consejo asignó a la Secretaría General de la Liga la coordinación de acciones con la Organización de la Cooperación Islámica para proteger la ciudad ocupada de Jerusalén de las políticas y ataques israelíes sistemáticos.

El Consejo pidió al Parlamento Árabe que actúe urgentemente con los parlamentos de los países influyentes para lograr los objetivos de esta resolución, y que asigne las misiones de la Liga de los Estados Árabes y los consejos de embajadores árabes para lanzar un intenso esfuerzo diplomático para transmitir el contenido de esta resolución a las capitales de los países influyentes de todo el mundo.

El Consejo de la Liga de los Estado Árabes también encargó a los grupos árabes de las Naciones Unidas, del Consejo de Derechos Humanos y de la UNESCO que iniciaran las consultas y medidas necesarias, cada uno en su lugar, para hacer frente y detener los ataques israelíes y las políticas sistemáticas en la ciudad ocupada de Jerusalén.

 

Hizo hincapié en la importancia de la custodia histórica hachemita sobre los lugares sagrados islámicos y cristianos en Jerusalén, en su papel en la protección de estas santidades y del estatus legal e histórico existente en ellas y en la preservación de la identidad árabe, islámica y cristiana de estas santidades. Afirmó, además, que la administración de Jordania de las awkaf de Jerusalén y la Mezquita bendita de Al-Aqsa es el único organismo autorizado para administrar todos los asuntos de la Mezquita de Al-Aqsa / Al-Haram Al-Sharif.

El Consejo de la Liga expresó sus saludos, orgullo y gratitud a los héroeslibres hijos de la ciudad de Jerusalén, que defienden a pecho descubierto la Mezquita bendita de Al-Aqsa, los lugares sagrados y las propiedades de los árabes, Islámicos y cristianos, frente a los crímenes brutales y sistemáticos y los ataques de las fuerzas y autoridades de la ocupación israelí en la Ciudad Santa.

 

Los ministros de Relaciones Exteriores árabes decidieron informar al Consejo en una sesión permanente para hacer un seguimiento del desarrollo de los planes agresivos israelíes antes mencionados e instruir al Secretario General para que tome las medidas necesarias para su posterior implementación.

http://www.wafa.ps/Pages/Details/23427

 

Entradas de blog recientes