Article

0 Comentario

Discurso completo del Presidente Mahmoud Abbas en la ONU

Discurso completo de Su Excelencia Mahmoud Abbas, Presidente del Estado de Palestina en la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Sesión 76ª, en Nueva York el 24 septiembre 2021

 

En el nombre de Dios compasivo y misericordioso.

Su excelencia el Sr. Abdullah Shahid, Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas 

Su excelencia el Sr. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

Excelencias Jefes de Delegación y Delegados,

Señoras y señores, 

Este año conmemora el 73º aniversario de la Nakba. Más de la mitad del pueblo palestino fue expulsado de su tierra y privada de sus propiedades en ese período. Yo mismo, mi familia y muchos otros aún poseemos las escrituras de propiedad de nuestras tierras. Estas escrituras están registradas como parte de los archivos de las Naciones Unidas. 

Aquí está esa escritura, y millones de palestinos tienen las suyas, ya que todavía conservan las llaves de sus casas a día de hoy. No podemos recuperar nuestra propiedad debido a leyes israelíes que ignoran el derecho internacional y violan las resoluciones de las Naciones Unidas, las cuales afirman el derecho de los refugiados palestinos a volver a su tierra natal, recuperar sus propiedades y recibir una compensación, tal y como se recoge en particular en la Resolución 194 (III) de la Asamblea General.

Contraviniendo estas resoluciones, Israel, la Potencia ocupante, promulga leyes y celebra vistas judiciales para desplazar a los palestinos de Sheikh Jarrah y Silwan en Jerusalén ilícita y forzosamente, lo que solo puede ser calificado según el derecho internacional como una limpieza étnica, rechazada por nuestro pueblo y por la comunidad internacional en su conjunto, y que constituye un crimen según el derecho internacional.  

Este año también conmemora los 54 años transcurridos desde la ocupación militar por parte de Israel del resto del territorio palestino de Cisjordania, incluyendo Jerusalén Oriental, y la Franja de Gaza en 1967. 

Esta ocupación perdura a pesar de que en 1993 se llegó a un acuerdo de principios – conocido como los "Acuerdos de Oslo" – para lograr la paz y el reconocimiento mutuo con Israel. Mientras que nosotros seguimos defendiendo todos sus elementos hasta día de hoy y accediendo a cada llamada e iniciativa para alcanzar una solución política basada en el derecho internacional, incluidas la Iniciativa de Paz Árabe de 2002 y la Hoja de Ruta del Cuarteto de 2003, Israel no ha cumplido con sus obligaciones ante los acuerdos firmados y no ha participado en las iniciativas de paz , sino que en cambio, ha seguido con su plan expansionista y colonial, que destruye la posibilidad de una solución política basada en la solución de dos Estados.

Para aquellos que afirman que no hay un socio palestino para la paz y que no "perdemos la oportunidad de perder una oportunidad", les reto a demostrar que hemos rechazado alguna vez una iniciativa genuina y seria para lograr la paz, y aceptaría el juicio del mundo en este asunto.

Señoras y señores,

¿Cree la Potencia ocupante israelí que puede eludir su responsabilidad por el delito de desarraigar de su tierra a más de la mitad del pueblo palestino y cometer numerosas masacres, con la consecuente muerte y mutilación de miles de palestinos en 1948, en Bald el-Seikh, Deir Yassin, Abushusha, Tantoura, Ein Zaytoun, Kabia y otros y la posterior destrucción de más de 500 ciudades y pueblos palestinos?  ¿Cree Israel que puede simplemente ignorar los derechos legítimos, incluyendo los derechos políticos, de millones de palestinos dentro y fuera de Palestina, los propietarios e hijos e hijas de esta tierra, en el corazón de esta, Jerusalén? ¿Cree que puede continuar sus políticas de robar su tierra, asfixiar su economía y privarles de respirar con libertad? 

¿Cree Israel que puede promover sin cesar una narrativa falsa que ignora el derecho histórico y actual del pueblo palestino a su tierra natal?  Los delitos y las políticas agresivas de la Potencia ocupante israelí contra nuestro pueblo, tierra y lugares sagrados no impedirán la lucha de nuestro pueblo por alcanzar la libertad e independencia en su tierra. Este régimen colonial instaurado en nuestra tierra desaparecerá, tarde o temprano. No les permitiremos usurpar nuestras vidas y destruir los sueños, esperanzas y aspiraciones de nuestro pueblo por lograr la libertad e la independencia. 

Señoras y señores, 

Es lamentable que hasta ahora no se hayan apoyado ni llevado a cabo las políticas de la comunidad internacional y las decisiones de los órganos pertinentes de las Naciones Unidas con respecto a una solución para la Cuestión de Palestina, lo que ha resultado un fracaso a la hora de responsabilizar a Israel y sancionarla por sus violaciones del derecho internacional, permitiéndola, ya que pretende ser un Estado democrático, actuar como un Estado por encima de la ley. 

Todavía hay algunos países que se niegan a reconocer la realidad de que Israel es una Potencia ocupante que practica el apartheid y la limpieza étnica. Estos países afirman con orgullo que han compartido valores con Israel, ¿a qué valores se están refiriendo? Esto ha animado a Israel, reforzando su arrogancia y permitiéndole rechazar y violar todas las resoluciones de las Naciones Unidas.

Al mismo tiempo, para demostrar que no incitan al odio ni promueven la violencia, hay quienes exigen explicaciones y justificaciones al pueblo y a las instituciones palestinas, los cuales creen en la cultura de la paz y el estado de derecho. Por ejemplo, tenemos que explicar y justificar lo que aparece en nuestras asignaturas escolares, que reflejan nuestra narrativa e identidad nacional, mientras que nadie exige revisar las asignaturas escolares y medios de comunicación israelíes para que el mundo pueda ver la instigación real de las instituciones israelíes. Rechazamos este doble rasero. 

¿Por qué tendríamos que esclarecer y justificar el prestar asistencia a familias de prisioneros y mártires, que son las víctimas de la ocupación y de sus políticas opresivas? No podemos abandonar a nuestro pueblo y seguiremos luchando para liberar a todos nuestros prisioneros. Y rindo tributo aquí al levantamiento heroico de los prisioneros. Si la ocupación termina, ya no habrá un problema de prisioneros.  No puedo parar de preguntarme, mientras me dirijo a la conciencia universal, ¿hay alguien sobre la faz de la tierra que castigaría la muerte e impediría a familias enterrar a los suyos, excepto alguien despojado de toda ética y humanidad?  

¿Hasta cuándo va a durar esta injusticia histórica contra nuestro pueblo? ¿Acaso los Estados que proporcionan apoyo financiero y militar a Israel, usado para prolongar su ocupación y matar palestinos, o aquellos que permanecen callados ante sus políticas agresivas, asediando y sofocando a los palestinos, acaso estos Estados creen realmente que están asegurando la paz y seguridad para el pueblo israelí y estabilidad para la región? Lo diré clara y rotundamente: no. 

¿Qué más quieren del pueblo palestino? Hemos cumplido con todas nuestras obligaciones conforme a las resoluciones de las Naciones Unidas, hemos presionado a nuestro pueblo y a nosotros mismos para aguantar el sufrimiento impuesto en aras de la esperanza, pero, ¿todo para qué? Los acontecimientos históricos a lo largo de las décadas han demostrado que las políticas internacionales hacia Israel están desencaminadas. 

Señoras y señores, 

Respecto a la unificación de nuestro frente interno, reiteramos que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) es el único y legítimo representante del pueblo palestino, y defendemos la unidad de nuestro pueblo y tierra y la celebración de unas elecciones legislativas, presidenciales y del Consejo Nacional Palestino, tan pronto como se garanticen dichas elecciones en Jerusalén según los acuerdos firmados. Apelamos a la comunidad internacional para que nos ayude a ejercer presión sobre la Potencia ocupante y asegurar la celebración de esas elecciones en Jerusalén, ya que no se nos puede seguir privando de unas elecciones. 

Dejadme declarar aquí que no cancelamos las elecciones, sino que solo las pospusimos ya que no podíamos celebrarlas en Jerusalén. Hasta que se aborde esta situación, seguiremos esforzándonos por crear las condiciones necesarias para la conformación de un gobierno de unidad próspero que nos permita ayudar a nuestro pueblo en cualquier lugar y aplicar proyectos de reconstrucción en la Franja de Gaza, lo cual requiere un fin total de la agresión en todo el territorio del Estado de Palestina. 

Me complace reiterar que en los próximos meses se presenciará la celebración de elecciones municipales de acuerdo a la ley, y que las elecciones para todas las uniones, sindicatos y universidades se están poniendo en marcha.

Señoras y señores,

En cuanto a crear instituciones estatales, recalcamos que tenemos un Estado plenamente desarrollado con instituciones que actúan conforme al Estado de derecho y los principios de responsabilidad y transparencia, democracia y pluralismo, respeto a los derechos humanos y el empoderamiento de las mujeres y la juventud. Nos hemos adherido a 115 instrumentos legales y organismos internacionales. Nos hemos comprometido a defender los derechos de nuestro pueblo y fortalecer nuestras legislaciones y reglamentos, incluyendo en lo que respecta a derechos humanos. Seguiremos con nuestros esfuerzos por unirnos a organizaciones internacionales, más de 500 de las cuales siguen disponibles en foros internacionales. 

Hemos tomado la iniciativa de trabajar junto con organizaciones de derechos humanos y la sociedad civil para salvaguardar esos logros nacionales y guiar y adaptar el trabajo de nuestras instituciones en base al Estado de derecho. 

He dado instrucciones para tomar las medidas necesarias para corregir cualquiera irregularidad y seguir defendiendo el Estado de derecho, la libertad de expresión y los derechos humanos como la senda en la que nuestro país quiere permanecer.

Reitero a la comunidad internacional nuestro compromiso con la participación y el dialogo político como el camino para lograr la paz, con la resistencia popular pacífica y con combatir el terrorismo en todas sus formas y orígenes tanto en nuestra región como en el mundo. Tenemos 83 acuerdos con países por todo el mundo para combatir el terrorismo global. 

Señoras y señores, 

Deseo referirme aquí al diálogo constructivo en marcha con la administración de los Estados Unidos para retomar las relaciones palestino-estadounidenses y emprender iniciativas que garanticen el cumplimiento de los acuerdos firmados por parte de la Potencia ocupante. Por nuestra parte, nos esforzaremos por el éxito de esta labor, con objeto de crear condiciones propicias para avanzar rápidamente hacia una solución político final que acabe con la ocupación israelí de nuestro país. 

Sin embargo, los gobiernos israelíes actuales y anteriores han continuado eludiendo la solución de dos Estados basada en el derecho internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas, e insistido en proseguir la ocupación y el control militar sobre el pueblo palestino, mientras que presentan planes ilusorios económicos y de seguridad como alternativa. Estos planes unilaterales no lograrán seguridad ni estabilidad para nadie, ya que minan los esfuerzos por una paz real, prolongan la ocupación y consolidan la realidad de un Estado de apartheid.

Señoras y señores,

Este es el momento de la verdad con la Potencia ocupante. Estamos en una encrucijada. Ya es suficiente. Esta situación no puede continuar y nuestro pueblo no puede soportarla más tiempo. 

He dedicado mi vida en alcanzar la paz y elegí el camino del trabajo pacífico, legal y diplomático en foros internacionales. Hemos tendido la mano una y otra vez a favor de la paz y todavía no podemos encontrar un socio en Israel que acepte y crea en la solución de dos Estados. 

Los líderes israelíes ya ni se avergüenzan al declarar su rotunda oposición a esta solución, apoyada por consenso global. Aviso que socavar la solución de dos Estados basada en el derecho internacional y en las resoluciones de las Naciones Unidas abrirá el camino a otras alternativas que nos impone la situación sobre el terreno, como resultado de: la prolongación de la ocupación israelí de nuestro Estado; la ausencia de una solución justa por el sufrimiento de siete millones de refugiados palestinos expulsados de su tierra en 1948; el robo sistemático de territorio palestino y los crímenes en curso de ocupación y demolición de hogares a modo de castigo colectivo; los asesinatos y detenciones de miles, incluyendo mujeres, enfermos y niños, además de la imposición del bloqueo inhumano sobre la Franja de Gaza; y la anexión de medidas bajo numerosos pretextos y nombres, incluyendo el plan de asentamiento que han inventado ahora en la Ciudad de Jerusalén y que rechazamos rotundamente, todo ello junto con el crimen de desplazar a la fuerza de su tierra a los palestinos, como parte de la política sistemática de discriminación racial y limpieza étnica que la ocupación ejerce en ausencia de una respuesta internacional disuasoria. 

Nuestro pueblo no se rendirá ni ante la realidad de la ocupación ni ante sus políticas y prácticas ilegales. Continúa con su justa lucha para lograr su derecho a la autodeterminación, y hay opciones disponibles, incluyendo volver a una solución basada en el plan de partición de la Resolución 181 (II) adoptada en 1947, el cual da al Estado de Palestino el 44% del territorio, el doble del espacio provisto en las fronteras de 1967. Recordamos a todo el mundo que Israel incautó con fuerza militar mitad del territorio destinado al Estado de Palestina en 1948, que es una solución conforme a la legitimidad internacional. 

Si las autoridades de la ocupación israelí siguen consolidando la realidad de un Estado de apartheid tal y como sucede hoy, nuestro pueblo y el mundo entero no tolerarán tal situación, y las circunstancias sobre el terreno impondrán inevitablemente derechos políticos plenos y equitativos para todos en el territorio de la Palestina histórica, dentro de un solo Estado. En todo caso, Israel debe escoger.  Estas son las opciones, y debe escoger.

Señoras y señores,

El derecho internacional estipula el derecho a una vida libre y digna, e insta a los Estados a tomar las medidas necesarias para proteger y garantizar este derecho, ya que la protección constituye un elemento indispensable y decisivo para el mantenimiento de la paz, la seguridad, la estabilidad y el desarrollo. En este contexto, insto al Secretario General António Guterres a trabajar de acuerdo con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas sobre protección, incluyendo la Resolución adoptada durante la sesión de emergencia de la Asamblea General de junio de 2018 en virtud de la Resolución "Unión pro Paz" para emprender los pasos necesarios hacia el desarrollo de un mecanismo internacional para la protección, según lo previsto en su informe de agosto de 2018, y para activar dicho mecanismo en las fronteras del Estado de Palestina ocupado en 1967, incluyendo Jerusalén Oriental, con el objetivo de dotar a nuestro pueblo de protección internacional.

Al mismo tiempo, y de acuerdo con la misma resolución, insto al Secretario General a convocar una conferencia de paz internacional, en consonancia con los términos de referencias reconocidos internacionalmente, las resoluciones de las Naciones Unidas y la Iniciativa de Paz Árabe, y bajo el único auspicio del Cuarteto internacional. 

Para garantizar que nuestra iniciativa tenga un plazo definido, debemos declarar que Israel, la Potencia ocupante, tiene un año para retirarse del territorio palestino que ocupó en 1967, incluyendo Jerusalén Oriental, y estamos preparados para trabajar durante este año en la delimitación de fronteras y en resolver todas las cuestiones del estatuto definitivo, bajo el auspicio del Cuarteto internacional y de acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas. Si no se consigue esto, ¿por qué mantener el reconocimiento de Israel basado en las fronteras de 1967? ¿Por qué mantener este reconocimiento? 

Además, a este respecto, recurriremos a la Corte Internacional de Justicia como el más alto órgano judicial internacional, sobre la cuestión de la legalidad de la ocupación del territorio del Estado de Palestina y las obligaciones pertinentes de las Naciones Unidas y Estados por todo el mundo en este contexto, y todos tendrán que respetar las conclusiones de la Corte.  El colonialismo y el apartheid están prohibidos por el derecho internacional, y son crímenes a los que hay que hacer frente y un régimen al que desmantelar. 

El apoyo de la comunidad internacional a esta iniciativa, conforme al derecho internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas, puede salvar a la región de un destino incierto. Todos tenemos una oportunidad de vivir en paz y con seguridad, buenas relaciones de vecindad, cada uno en su Estado, y retrasar la aplicación de estos pasos mantendrá la región en una situación turbia e inestable con graves consecuencias. ¿Los líderes israelíes sueñan con mantener su ocupación eternamente? ¿Quieren que esta ocupación dure para siempre?

Señoras y señores,

¿Por qué un palestino debería seguir viviendo bajo la ocupación racista de Israel o como refugiado en países vecinos? ¿No hay otras alternativas, como, por ejemplo, la libertad? El palestino es en todas partes un ser humano creativo y dinámico, y el mundo entero puede dar fe de ello. Los palestinos se merecer vivir libres en su tierra natal. 

Desde el estrado, insto a los hijos e hijas de Palestina repartidos por todo el mundo a seguir con su empeño en la lucha pacífica y popular, que ha demostrado la auténtica imagen del valiente pueblo palestino que aspira a la libertad e independencia resistiendo la ocupación y el apartheid. 

Saludo a nuestro pueblo en todas partes y saludo a todas las naciones y países que han demostrado su solidaridad con nuestro pueblo durante el levantamiento de Jerusalén y de los prisioneros contra la agresión que asesinó a cientos, sembró la destrucción y desplazó a miles de nuestro pueblo en Cisjordania, incluida Jerusalén, y la Franja de Gaza.

También saludo a todos aquellos que participaron en las manifestaciones de los Estados Unidos, Europa y alrededor del mundo para exigir un fin a la ocupación israelí, el apartheid y la limpieza étnica, y para reclamar justicia, libertad y autodeterminación para nuestro pueblo. Esto es un despertar, reconocer la verdadera historia palestina, y ánimo a todos a seguir elevándola y defendiéndola, y a defender el derecho palestino a la vida, la igualdad y la independencia. Oponerse a las políticas y prácticas agresivas de la ocupación israelí, colonos y de la narrativa sionista en general no es un acto de incitación o antisemitismo, sino más bien el deber de todo hombre y mujer libre en el mundo. 

En este sentido, transmito nuestra gratitud y aprecio a la comunidad internacional por su apoyo político y material a nuestro pueblo, y por construir nuestras instituciones y economía nacional. Pero ha llegado el momento de adoptar medidas tangibles para reavivar la esperanza, poner fin a la ocupación israelí de nuestra tierra y pueblo, y consagrar los valores de justicia y paz en nuestra región. Me pregunto qué impide a los países que reconocen a Israel reconocer también al Estado de Palestina, ya que apoyan la solución de dos Estados. 

A los líderes de Israel les digo: no oprimáis ni arrinconéis al pueblo palestino ni les despojéis de su dignidad y del derecho a su tierra y Estado, porque lo destruiréis todo. Nuestra paciencia y la paciencia de nuestro pueblo tienen límites. Reitero otra vez que el pueblo palestino defenderá su existencia e identidad y no se arrodillará ni se rendirá, no se irá y permanecerá en su tierra para defenderla, defender su destino y continuar su gran viaje hacia el fin de la ocupación del territorio del Estado de Palestina y su capital, Jerusalén Oriental. Declaramos de nuevo: esta es nuestra tierra, nuestro Jerusalén, nuestra identidad palestina y debemos defenderla hasta que el ocupante se vaya, porque el futuro nos pertenece y no podéis reclamar paz y seguridad tan solo para vosotros. Idos y dejadnos.

 

Que la paz esté con vosotros.

 

 

Traducido para la Misión Diplomática de Palestina, por Pilar Artola Magallón (artolamagallonpilar@gmail.com)

 

 

 

Entradas de blog recientes