Article

0 Comentario

Declaración Ministerio de Exteriores de Palestina

La agresión oficial israelí contra la Mezquita de Al-Aqsa alimenta el extremismo y el terrorismo en la región.

El Ministerio de Exteriores Palestino condena enérgicamente los planes oficiales israelíes destinados a dividir el tiempo y el espacio para el uso de la Mezquita de Al-Aqsa, y las políticas de incitación, financiación y supervisión de las incursiones diarias por parte de sus soldados y colonos, como la ocurrida ayer a manos de la llamada “Asociación de Fieles por el Templo”.

Así mismo, deplora la intención del Parlamento israelí (Knéset) de debatir sobre un proyecto de ley de partición de la Mezquita de Al-Aqsa y someterlo a votación el próximo mes.

En este sentido, el Ministerio condena también las declaraciones formuladas por el Primer Ministro Israelí Netanyahu en las cuales manifestó que "Jerusalén Oriental de hecho es nuestra ciudad", así como las declaraciones de Lieberman en las que acusa al Presidente Mahmoud Abbas de antisemitismo, además de otras declaraciones y manifestaciones de Ministros y funcionarios israelíes que reclaman la partición de la Mezquita

El Ministerio de Exteriores sigue con gran preocupación la evolución de la agresión oficial israelí contra la Mezquita de Al-Aqsa, junto con los demás países, con los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y las organizaciones adscritas a las Naciones Unidas ya sea por los canales oficiales y Embajadas del Estado de Palestina o por los contactos informales y reuniones celebradas por el Ministro de Exteriores Dr. Riad al-Malki, con las partes pertinentes; especialmente el Secretario General de la Liga Árabe, el Secretario General de la Organización para la Cooperación Islámica, el presidente del Comité de Jerusalen, el Secretario General de las Naciones Unidas y la Presidencia de la Unión Europea entre otros.

Al mismo tiempo el  Ministerio advierte  sobre la gravedad y consecuencias de la continua  agresión israelí contra la Mezquita de Al-Aqsa, ya que incita a la guerra religiosa, no sólo en el entorno  palestino y árabe, sino en toda la región, que de hecho sufre de la propagación del fenómeno del terrorismo y el extremismo religioso bajo diversos nombres, y donde aparecen  tendencias  comparables con el fascismo religioso, de faceta racista  y sectaria, tal y  como ocurre en la Mezquita de Al-Aqsa; puesto que todas tienden a la negación y el rechazo del otro, en omisión de los conceptos del dialogo y la tolerancia.

Al tiempo que el Ministerio condena la persistencia del gobierno Israelí en la organización y el liderazgo de este brutal ataque contra la Mezquita de Al-Aqsa, asegura que esta arrogancia israelí terminará pronto; el liderazgo Palestino elevará el tema al Consejo de Seguridad de la ONU, para que asuma su responsabilidad frente a nuestro pueblo y sus lugares sagrados; tratándose de un tema tan sensible e importante que incide directamente en la paz y seguridad internacionales.

 

 

Ministerio de Exteriores

 

Ramallah, 20-10.2014

 

 La agresión oficial israelí contra la Mezquita de Al-Aqsa alimenta el extremismo y el terrorismo en la región.

El Ministerio de Exteriores Palestino condena enérgicamente los planes oficiales israelíes destinados a dividir el tiempo y el espacio para el uso de la Mezquita de Al-Aqsa, y las políticas de incitación, financiación y supervisión de las incursiones diarias por parte de sus soldados y colonos, como la ocurrida ayer a manos de la llamada “Asociación de Fieles por el Templo”.

Así mismo, deplora la intención del Parlamento israelí (Knéset) de debatir sobre un proyecto de ley de partición de la Mezquita de Al-Aqsa y someterlo a votación el próximo mes.

En este sentido, el Ministerio condena también las declaraciones formuladas por el Primer Ministro Israelí Netanyahu en las cuales manifestó que "Jerusalén Oriental de hecho es nuestra ciudad", así como las declaraciones de Lieberman en las que acusa al Presidente Mahmoud Abbas de antisemitismo, además de otras declaraciones y manifestaciones de Ministros y funcionarios israelíes que reclaman la partición de la Mezquita

El Ministerio de Exteriores sigue con gran preocupación la evolución de la agresión oficial israelí contra la Mezquita de Al-Aqsa, junto con los demás países, con los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y las organizaciones adscritas a las Naciones Unidas ya sea por los canales oficiales y Embajadas del Estado de Palestina o por los contactos informales y reuniones celebradas por el Ministro de Exteriores Dr. Riad al-Malki, con las partes pertinentes; especialmente el Secretario General de la Liga Árabe, el Secretario General de la Organización para la Cooperación Islámica, el presidente del Comité de Jerusalen, el Secretario General de las Naciones Unidas y la Presidencia de la Unión Europea entre otros.

Al mismo tiempo el  Ministerio advierte  sobre la gravedad y consecuencias de la continua  agresión israelí contra la Mezquita de Al-Aqsa, ya que incita a la guerra religiosa, no sólo en el entorno  palestino y árabe, sino en toda la región, que de hecho sufre de la propagación del fenómeno del terrorismo y el extremismo religioso bajo diversos nombres, y donde aparecen  tendencias  comparables con el fascismo religioso, de faceta racista  y sectaria, tal y  como ocurre en la Mezquita de Al-Aqsa; puesto que todas tienden a la negación y el rechazo del otro, en omisión de los conceptos del dialogo y la tolerancia.

Al tiempo que el Ministerio condena la persistencia del gobierno Israelí en la organización y el liderazgo de este brutal ataque contra la Mezquita de Al-Aqsa, asegura que esta arrogancia israelí terminará pronto; el liderazgo Palestino elevará el tema al Consejo de Seguridad de la ONU, para que asuma su responsabilidad frente a nuestro pueblo y sus lugares sagrados; tratándose de un tema tan sensible e importante que incide directamente en la paz y seguridad internacionales.

 

 

Ministerio de Exteriores

 

Ramallah, 20-10.2014