Article

0 Comentario

"Deadly Exchange": La política racista de América tiene sus raíces en Israel

Categories: 

Viernes 29 de mayo de 2020 (MintPress News)

El racismo y la violencia contra las personas de color en los Estados Unidos no es nada nuevo. De hecho, Estados Unidos, con sus afirmaciones de ser "la tierra de los libres", siempre ha sido un estado racista, genocida y violento. Fue fundado sobre el genocidio de los nativos y sobre las espaldas de los esclavos africanos. Estados Unidos cometió los crímenes de guerra más atroces en la historia de la humanidad, incluido el genocidio, el uso de armas nucleares, la destrucción de las democracias y el apoyo a dictadores asesinos en todo el mundo, y la lista continúa desde los primeros días de la Unión. Hasta el día de hoy.

El estado de Israel, que históricamente hablando es una nueva creación, también se fundó sobre el genocidio y el racismo. Durante casi cien años, el movimiento sionista que creó Israel se ha involucrado en una brutal campaña para librar a Palestina de su población indeterminada y entregar la tierra a los colonizadores judíos. Por lo tanto, no debería sorprendernos que existan buenas relaciones entre Estados Unidos e Israel.

Hay innumerables áreas de la vida en los EE. UU. en las cuales Israel y diversas organizaciones sionistas influyen e interfieren. La Federación Judía, la Liga Antidifamación y AIPAC son las más reconocidas, pero son solamente tres de las innumerables organizaciones que operan en los cincuenta estados y persiguen sin descanso los intereses israelíes en todas las caras de la vida estadounidense. Estas organizaciones interfieren en las elecciones estadounidenses al invertir dinero en las campañas de los candidatos pro israelíes; están comprometidos a influir mucho en el resultado de los juicios en los que acusados ​​son árabes o musulmanes, y financian campañas para editar y reescribir los planos de estudio en las escuelas públicas para el Oriente Medio siempre se enseñe de una manera que respalda la narrativa sionista.

 Un Intercambio Mortal

Cuando el famoso vídeo de un oficial de policía de Minnesota que ahogaba lenta y cruelmente a George Floyd hasta convertirse en viral, a muchas personas, incluido a mí, nos vino Palestina a la memoria. El oficial Derek Chauvin, quien casualmente colocó su rodilla en el cuello de George Floyd, podría haber sido fácilmente un soldado israelí o un oficial de policía que sujetaba a un palestino. La forma en que simplemente se envió allí, puso una rodilla en el cuello de Floyd, ignorando a Floyd que repetidamente dijo que no podía respirar, ignorando a Floyd mientras le rogaba que le permitiera respirar e ignorando el hecho de que el hombre debajo de su rodilla se estaba sofocando lentamente. Está claro que este policía era un depredador y George Floyd era simplemente su presa.

Policía Israelí Estadounidense

Esto sucede en Estados Unidos tal como sucede en Palestina. Las similitudes no son mera casualidad y bien pueden ser el resultado de lo que se conoce como el "Intercambio mortal", una colaboración entre los estados racistas que no ven ningún problema en la ejecución y observar la muerte agonizante y lenta de las personas de otras razas.

Deadly Exchange es el nombre de una campaña para detener la colaboración entre los departamentos de policía de los Estados Unidos y el estado de Israel. La campaña publicó un extenso informe describiendo la cooperación entre las fuerzas del orden en los Estados Unidos e Israel. El informe también enumera los peligros y amenazas que este intercambio representa para las personas de color en los Estados Unidos.

Democracia y Seguridad Israelí

Israel es erróneamente anunciado como una democracia que se enfrenta a una amenaza perpetua. En realidad, es un estado de apartheid y su dispositivo de seguridad no está dedicado ni a la seguridad ni a la seguridad como afirmación, sino al cautiverio de los palestinos. Durante las sesiones de capacitación en Israel, las delegaciones policiales de los Estados Unidos se reúnen con las fuerzas militares, policiales y de inteligencia israelíes. Se les dan "oportunidades" para aprender sobre lo que Israel llama contraterrorismo, pero en realidad no es más que "refinar métodos de perfil racial".

Aprovechando cínicamente los ataques del 11 de septiembre, pocos meses después, los representantes de las fuerzas del orden estadounidenses se dirigieron a Israel para sus primeras expediciones oficiales de entrenamiento. El propósito era aprender de la llamada "experiencia" de Isreal en lo que se conoce como lucha contra el terrorismo. El contraterrorismo, vale la pena señalar aquí, es un eufemismo por los medios violentos utilizados para subyugar a las personas oprimidas.

La primera delegación que fue a Israel, según Deadly Exchange, incluía jefes de policía y diputados de California, Texas, Maryland, Florida y Nueva York. La delegación también incluía agentes del FBI y la CIA, futuros oficiales de ICE y directores de seguridad de la MTA de la ciudad de Nueva York.

Entre los patrocinadores de este programa de intercambio se encuentran la Liga Anti-Difamación (ADL), que afirma luchar contra la difamación del pueblo judío, pero a cambio se dedica a la difamación de árabes y musulmanes, y el Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional (JINSA). JINSA afirma que su función principal es "educar a los que toman las decisiones de seguridad nacional del Congreso, militares y civiles sobre la defensa estadounidense y los intereses estratégicos", cuya piedra angular, según JINSA, "es una sólida cooperación de seguridad entre Estados Unidos e Israel". Ambos grupos son organizaciones sionistas bien financiadas que se dedican a promover y defender la violencia y el racismo israelíes sin importar nada.

Racismo Sistemático

Una de las muchas similitudes entre Israel y Estados Unidos es su propensión al racismo sistémico. Desde el principio, Israel ha impuesto un régimen de apartheid en la Palestina ocupada y los ciudadanos palestinos de Israel están sujetos a un perfil sistemático. Esto significa que las interacciones con la policía israelí conducen regularmente al "uso excesivo ya menudo letal de la fuerza desplegada con impunidad".

No muy diferente de los Estados Unidos, donde los estadounidenses negros constituyen la mayoría de la población carcelaria, en las cárceles israelíes, los ciudadanos palestinos de Israel representan un número desproporcionado de los encarcelados. Un informe en la publicación israelí Mekomit afirma que los ciudadanos palestinos de Israel, que representan alrededor del 20% de la población general, comprenden más del 40% de la población carcelaria, de hecho, según Mekomit, solo alrededor de una cuarta parte de los prisioneros detenidos en Israel las cárceles son judías, y entre los menores detenidos en las cárceles israelíes, solo alrededor del 13% son judíos. Si incluimos "prisioneros de seguridad", que provienen de la Cisjordania palestina ocupada, Jerusalén y la Franja de Gaza, los números son aún más grotescos, elevando el porcentaje de palestinos dentro de la población carcelaria israelí a un asombroso 73%.

La policía israelí utiliza una política oficial en la que toda una población es culpable hasta que se demuestre su inocencia y, naturalmente, esto forma parte del llamado entrenamiento antiterrorista ofrecido por Israel. Refuerza el perfil racial institucionalizado e incluso la focalización de los movimientos sociales que exigen justicia racial. El gobierno israelí usa afirmaciones falsas de "terrorismo" para tratar a todos los palestinos como potenciales combatientes enemigos. La excusa del terrorismo también se usa para someter a los palestinos a un sistema legal diferente, lo que inevitablemente conduce a más vigilancia y mayores tasas de encarcelamiento.

Medios de Comunicación

La capacitación que ofrece Israel también incluye métodos para controlar los medios. Los miembros de las fuerzas del orden que han recibido la capacitación informaron que "aprendieron sobre cómo intervenir y configurar el acceso a los medios y la cobertura de la violencia cometida por el ejército y la policía". Los métodos israelíes que se enseñan incluyen cómo utilizar los medios de comunicación como un brazo del gobierno y "replantear la cobertura de la violencia estatal". Además, el Gobierno israelí utiliza la oficina del censor militar para controlar todos los informes sobre el uso de la fuerza por parte de Israel. También revisa todos los libros y otro material antes de que pueda ponerse a disposición del público. La oficina del portavoz de las FDI, que también otorga poder sobre los periodistas israelíes, actúa como la oficina de relaciones públicas de facto de Israel, restringiendo y configurando la cobertura local de lo que considera "asuntos de seguridad".

Cabe señalar que en Israel hay muy pocas críticas cuando se trata del trabajo del ejército y otras agencias de seguridad y los periodistas trabajan muy de cerca con los militares para presentar su violencia contra los palestinos como justificada. La disidencia palestina, incluso cuando se expresa en los métodos más pacíficos, se informa regularmente como violencia y terrorismo fronterizo.

Israel ha "normalizado" el uso de la fuerza militar para acabar con las protestas populares, contribuyendo así a socavar los derechos civiles básicos de los palestinos. Estos métodos violentos y contundentes para controlar la disidencia se muestran a las delegaciones de la policía estadounidense mediante sesiones informativas e incluso manifestaciones en vivo

Similitudes con Palestina

Los encuentros violentos con las comunidades negras en la experiencia de los Estados Unidos con la policía han llevado a muchas personas a establecer paralelos entre palestinos y personas de color en los Estados Unidos. Esto creó un verdadero sentido de solidaridad entre los movimientos sociales estadounidenses y la lucha palestina por la liberación, una solidaridad cada vez más fuerte y que potencialmente puede cambiar el rumbo de la opinión pública sobre este tema en los EE. UU.

En su informe, "Deadly Exchange" exige que "el gobierno estadounidense ponga fin a su violencia en nombre de la seguridad". El informe también establece que "Esperamos que los gobiernos locales de todo el país atiendan los llamados de las comunidades de Palestina y Estados Unidos para ayudar a construir un mundo con seguridad real en el que todos podamos habitar con dignidad".

Miko PELED

 

Traducido de inglés a castellano por la Embajada de Palestina en España

 

 

Entradas de blog recientes