Article

0 Comentario

Día de la Tierra 2021

Categories: 

 

“La tierra nos exprime.

 ¡Ah, si fuéramos su trigo para morir y renacer!

¡Ah, si fuera nuestra madre para apiadarse de nosotros!”

Mahmud Darwish

 

 

El 30 de marzo de cada año, el pueblo palestino conmemora el Día de la Tierra Palestina, tanto en Palestina, como en la diáspora. El origen se remonta a la misma fecha del año 1976, cuando la sociedad palestina convocó una huelga general y organizó manifestaciones en contra del robo sistemático de sus tierras por parte del régimen colonial israelí, y ante la intención de su gobierno de confiscar 20 000 dunams (unos 20 km2) de tierras palestinas de Galilea (territorios que fueron ocupados en 1948) para dedicarla a nuevos asentamientos israelíes judíos y un campo militar. Desde entonces, este día ha quedado como una fecha conmemorativa importante en el calendario político palestino y un evento muy significativo en la narrativa colectiva del pueblo, así como para los que se solidarizan con su causa, que enfatiza la resistencia palestina a la colonización israelí y la sumud («perseverancia» en español).

 

Las protestas de 1976 fueron el resultado de una acción colectiva masiva en la Palestina histórica, que vio a las comunidades palestinas resistir, no solo al robo de tierras, sino también a las políticas coloniales y la limpieza étnica. Hubo protestas en Naqab y Wadi Ara, pero la mayor parte de la acción tuvo lugar en seis aldeas de Galilea que habían sido puestas bajo toque de queda: Sakhnin, Arraba, Deir Hanna, Tur'an, Tamra y Kabul. Las manifestaciones fueron recibidas con graves agresiones y violencia; además de seis manifestantes palestinos con ciudadanía israelí asesinados por las fuerzas del régimen colonial israelí, cientos resultaron heridos.

 

La Gran Marcha del Retorno

En 2018, conmemorando el Día de la Tierra, miles de palestinos marcharon hacia la valla fronteriza de Gaza, que rodea el enclave asediado y restringe el movimiento de sus 2 millones de habitantes. Los manifestantes portaban cometas como un símbolo pacífico de la resistencia contra el asedio israelí, durante 12 años, pidiendo el derecho a retornar a sus hogares como se establece en la Resolución 194 de la AG de la ONU. Esta  serie de protestas contra la ocupación israelí es conocida popularmente como «La Gran Marcha del Retorno», en la cual 189 palestinos fueron asesinados por francotiradores israelíes, entre ellos 35 niños. Más de 20.000 más resultaron heridos.

 

En la actualidad

Este año, la conmemoración del Día de la Tierra es más significativa que nunca. Si bien el proyecto colonial sionista de asentamientos no ha cesado incluso desde antes de la creación de Israel, pero hoy la empresa colonial lo está acelerando a una velocidad sin precedentes. Esta fecha tan señalada está más presente a día de hoyporque también reafirma la grandiosa capacidad de resistencia del pueblo palestino.

En la actualidad, los palestinos en toda Palestina histórica se enfrentan a acciones inminentes de limpieza étnica israelí. Estas acciones se han intensificado últimamente, en especial los barrios de Sheikh Jarrah y Al-Bustan en Jerusalén Oriental. Es parte de un plan sistemático para vaciar Jerusalén de sus habitantes palestinos y reemplazarlos con colonos judíos ilegales (judaización).

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinaciones de Asuntos Humanitarios (UNOCHA, por sus siglas en ingles), en 2021, las fuerzas de la ocupación israelí han demolido 32 estructuras pertenecientes a palestinos en Jerusalén Oriental. Estas demoliciones han dado como resultado el desplazamiento de 51 personas. 

El objetivo de las políticas de colonización está claro: ocupar más espacio para el uso exclusivo de los ciudadanos judíos y, al mismo tiempo, reducir el espacio en el que existen los palestinos, consolidando así el régimen de apartheid en toda Palestina histórica.

 

Pero también, la sumud sigue viva.  La aldea beduina Al Araquib ubicada en el desierto Negev, al norte de Bir Sabee, es una de las 45 aldeas que Israel no reconoce y, por lo tanto, no le provee ningún servicio. El régimen israelí la destruyó 185 veces. Sin embargo, los aldeanos vuelven a construirla.  Y como bien dijo nuestropoeta Tawfiq Ziyad:

 

“Con los dientes.

Defenderé cada palmo de mi patria.

Con los dientes.

Y no aceptaré otro en su lugar.

Aunque me dejen colgando de las venas de mis venas”.

 

 

 

“Mis queridos…

 Yo, con la rosa y el confite

 y todo el amor, espero.

 Yo y la tierra y la luna,

 la fuente, la flor y la aceituna,

nuestros naranjales y limonares sedientos,

 nuestros caminos y viñas

 y mil verdes poemas

 que brotan de la piedra”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entradas de blog recientes