Article

0 Comentario

Cisjordania es testigo de la mayor demolición en años

Categories: 

Cisjordania es testigo de la mayor demolición en años
Declaración de Yvonne Helle, Coordinadora Humanitaria interina para el Territorio Palestino ocupado
Foto: OCHA 05/11/2020

Ayer, 73 personas, entre las que se encontraban 41 niños, fueron desplazadas cuando las autoridades israelís demolieron sus casas y otras estructuras y destruyeron sus pertenencias en la comunidad palestina de Humsa Al Bqai´a. Tres cuartos de la población de la comunidad perdieron sus refugiaos, por lo que se trata del mayor incidente de desplazamiento forzoso en más de cuatro años.

Los organismos humanitarios visitaron la comunidad y registraron 76 estructuras demolidas, más que en ninguna otra demolición en el último decenio. Las propiedades destruidas -incluidas casas, refugios para animales, letrinas y paneles solares- eran esenciales para los medios de vida, el bienestar y la dignidad de los miembros de la comunidad, cuyos derechos han sido violados. Su vulnerabilidad se ve agravada por la llegada del invierno y la actual pandemia de COVID-19. Algunas de las estructuras demolidas han sido donadas como ayuda humanitaria.

En lo que va de 2020, se han demolido 689 estructuras en toda Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, más que en cualquier otro año completo desde 2016; dejando a 869 palestinos sin hogar. La falta de permisos de construcción expedidos por Israel suele citarse como razón, aunque, debido al régimen de planificación restrictivo y discriminatorio, los palestinos casi nunca pueden obtener esos permisos. Las demoliciones son un medio fundamental para crear un entorno destinado a coaccionar a los palestinos para que abandonen sus hogares.

Situada en el Valle del Jordán, Humsa Al Bqai'a es una de las 38 comunidades beduinas y de pastores que se encuentran parcial o totalmente dentro de las "zonas de tiro" declaradas por Israel. Son algunas de las comunidades más vulnerables de la Cisjordania, con acceso limitado a los servicios de educación y salud y a la infraestructura de agua, saneamiento y electricidad.
Recuerdo a todas las partes que la extensa destrucción de la propiedad y el traslado forzoso de personas protegidas en un territorio ocupado son graves violaciones del Cuarto Convenio de Ginebra. A la vez que aseguro que la comunidad humanitaria está dispuesta a apoyar a todos los desplazados o afectados de alguna manera, reitero enérgicamente nuestro llamamiento a Israel para que ponga fin de inmediato a las demoliciones ilegales.

FOTO : B'TSELEM

 

Entradas de blog recientes